España hoy ha naufragado estrepitosamente en defensa y ha sido desesperante en la circulación del balón. No recuerdo un Busquets más plano y es casi el mismo de esta temporada en el Barsa…lo mismo que Ramos, Nacho, Asensio o Rodrigo. Todos estos jugadores, están para pasar por el taller.

Un primer tiempo llena de imprecisiones y que contribuían los dos centralitos del Madrid, que no les deben decir nadie, que sus condiciones técnicas, llegan para jugar balones hasta 20 metros.  Lo demás es jugar a la lotería.  Thiago y Saúl hoy no han encontrado líneas de pase y no han sabido sobreponerse al marcador. Asensio en la primera parte no ha buscado, cuando lo ha hecho…ha jugado para atrás y cuando le ha tocado tirar o colgarla…las ha dejado cortas. Al final ha tratado de maquillar su partido, con más “postureo” que efectividad.

En la segunda parte la entrada de Alcacer y Ceballos parecía que le daban un aire fresco al equipo. Se la han dado, pero poco rato…luego Ceballos ha caído en el gili-fútbol de sus compañeros y era conducir, pasar y no traspasar.

Inglaterra no llegaba como un gran obstáculo por ser una selección en construcción, tampoco ha demostrado gran cosa y le ha servido la calidad de Kane y la velocidad de Sterling y Rashford.  Al resto se lo ha puesto España en bandeja.

Cuando se tuerce un partido como el de hoy, a España  le falta ese “superclase” de futbolista que aparece y toma decisiones. España es un gran equipo, con grandes jugadores, pero hay partidos para futbolistas con sangre real.